Now Reading
Uvas criollas ¿cuáles son y cómo surgieron?

Uvas criollas ¿cuáles son y cómo surgieron?

Fueron utilizadas de manera sostenida desde tiempos coloniales y llegaron a ser consumidas masivamente a mediados del siglo XX.

Con el tiempo perdieron espacio por falta de interés enológico. Luego de décadas siendo ignoradas, las criollas están de vuelta. El INTA ha identificado el origen de muchas de ellas, reivindicándose su importancia histórica y cultural mientras varias bodegas las trabajan apostando a un potencial enológico, poco explotado. En el Día del Vino como Bebida Nacional, te contamos cómo son las variedades de uva más argentas del mundo

¿Qué son las uvas criollas y cómo surgieron?

Las criollas son variedades de uva que surgieron a partir de cruces producidos naturalmente o producidos a través de semillas. La vid nativa americana corresponde al género Vitis Lambrusca, una familia de vid que no es apta para la vinificación. Sin embargo, esta situación cambió con la irrupción continental de la Vitis Vinífera, introducida por los primeros colonizadores europeos.

Cereza

Cuando la vitivinicultura se inició en América, la producción estaba destinada básicamente al consumo familiar, iglesias y medicina (se usaba como anestésico). En una misma parcela, cualquier vitivinicultor de ese entonces tendría distintas plantas de vid, todas mezcladas. Esa convivencia, a veces extendida durante centurias, dio lugar a un cruzamiento entre varietales de manera que natural (es decir: polen de una variedad, trasladado por el viento, fecunda flor de otra variedad) dando origen a semillas genéticamente distintas, creando nuevas variedades.

Moscatel Rosado

En Argentina hay unas 50 variedades consideradas “criollas” . Las que más destacan son la Cereza, Criolla (Grande y Chica) Pedro Giménez, Moscatel Rosado y Amarillo, Torrontés Mendocino, Riojano y Sanjuanino. El INTA ayudó a determinar una suerte de árbol genealógico del que se infiere que la mayoría de las criollas surgió del cruzamiento de Moscatel de Alejandría (introducida en América por los Jesuitas) y una cepa española llamada Listán Prieto, introducida por los primeros colonos. Una de las variedades criollas decubiertas más recientemente fue la Canelones.

Gráfico: INTA

Actuamente las variedades criollas de uva cubren alrededor del 30% del total de la superficie cultivada en Argentina.

La criolla Criolla

Las uvas criollas tuvieron sus varios minutos de fama entre la década de 1960 y 1970. En ese momento la población argentina bebía, y mucho. Hay registros de hasta 90 litros per cápita al año (actualmente consumimos algo de 30 litros al año). Y, claro, las uvas criollas (de la que destacaremos a la Criolla Grande) venían como anillo al dedo a cualquier productor vitivinícola: En una hectárea de viñedo de uvas criollas se podía levantar hasta 5 veces más de uva que con cualquier otro varietal. De hecho, la demanda de consumo movió a muchos viticultores a erradicar viñedos históricos de Malbec y otras variedades, para reemplazarlos por Criolla Grande porque el consumo así lo demandaba. Pero la irrupción de variedad de bebidas analcohólicas y cervezas en el mercado hizo que el consumo de vino declinase y, con ella, la gloria de la criolla Criolla.

Criolla Grande

Luego de esta crisis, los productores vitivinícolas entendieron que para, volver a vender vino, habría que generar cambios profundos en la viña y la bodega, empezando por reemplazar “cantidad” por “calidad” . Como ya había sucedido en el pasado, las extensiones -ahora- de uvas criollas se erradicaron para volver a variedades que se consideraron enológicamente “más interesantes”. La Criolla Grande se tachó de la lista y , de la familia, la única que zafó fue la Torrontés, que siempre sobresalió de entre sus hermanas.


Con poca fama, y algo denostadas, gran parte de las criollas pasaron al olvido. Sin embargo, desde hace unos años, algunos enólogos se animaron a darle una oportunidad a éstas variedadades (destacando la Criolla Grande, Criolla Chica, Moscatel, Torrontés, Cereza y algunas otras) trabajándolas con esmero, partiendo de la premisa que son varietales que no se encuentran en otros rincones del mundo, buscando una vuelta a lo autóctono, auténtico y simple. Además, al ser variedades con menor estructura, permiten acercar al consumidor un vino más amable, ligero, fresco y fácil de beber, características que un sector del público venía reclamando desde hacía tiempo.
Santiago Mayorga, Ángel Mendoza, Matías Michelini, Lucas Niven, Freddy Mestre (y la lista sigue) están animándose a las criollas con resultados más que interesantes donde frescura, ligereza y fruta destacan ¿qué tal si probamos?

Torrontés, elegante y criolla

Les Astronautes, s’il vous plaît!

Les Astronautes es un proyecto mendocino que elabora alrededor de 6000 botellas al año. Trabajan con variedades criollas y una pequeña producción se destina a elaboración de espumante de método tradicional (en este único caso, utilizando Pinot Gris y Pinot Noir).

Emma Haas, quien acompaña al enólogo Freddy Mestre en este proyecto, nos cuenta:

Queríamos salir un poco del Malbec, demostrar que con variedades criollas también se puede lograr un buen vino. Todas las uvas provinenen de Los Chacayes, en Valle de Uco. En la gama natural trabajamos Torrontés de skin contact, que no es un vino naranjo (no es oxidativo) sino que hace la fermentación alcohólica en contacto con las pieles para luego retirarlas. Además, elaboramos otros dos vinos de criolla (blend de variedad Cereza y Criolla Chica). Las dos con maceración carbónica. Tenemos un vino “criolla clásica” . Y tenemos un vino “criolla flor” que se diferencia del anterior ya que, luego de la maceración carbónica, el primer mosto escurrido (flor) es separado y puesto en barrica de roble de tercer uso para que realice su fermentación alcohólica allí.

Si bien no está certificado orgánico, el vino natural es la filosofía que acompaña a Les Astronautes. No se filtra, se aprovecha levadura indígena y el anhidrido sulfuroso se utiliza por debajo de lo habitual permitido por INV.

Les Astronautes elaboran alrededor de 6000 botellas anuales. Los vinos están disponibles desde hace poquito y podés encontrarlos en nuestra tienda.

What's Your Reaction?
Delicious
4
Funny
0
Love
3
Moan
0
Wow
4
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top