Now Reading
Una degustación para el sofá

Una degustación para el sofá

Leandro Manini Williams hecha luz sobre películas acerca de vino argentino

El vino es algo que amamos tomar con alguien, o bien solos. Algo similar puede decirse acerca de las películas. Una buena botella y un buen film nos pueden hacer la noche perfecta, especialmente si lo que queremos es relajarnos en el sofá. Mientras disfrutamos una copa de vino, veamos las producciones cinematográficas que tienen al vino argentino como centro de su argumento.

Hollywood descubrió con la famosa producción “Entre copas”—nominada al Oscar—que podía sacar sonrisas a través de películas cuyo argumento funcionara en torno al vino. Luego de esta historia acerca de dos amigos en su periplo por el valle de Santa Bárbara, otras películas como “Guerra de Vinos”—acerca de una competencia de vinos en 1976 entre California y Francia—probaron que se podía hacer buenas historias enotemáticas. Un par de años más tarde, la producción inglesa de “Un buen año” con Rusell Crowe en la piel de un inversor de bolsa atado a una bodega francesa, demostró que otros países podían hacer películas exitosas alrededor de la misma idea. No mucho tiempo después los argentinos se embarcaron en un proyecto con sabor local.

 “El Camino del Vino”

Es una historia de un reconocido sommelier que pierde sus papilas gustativas. Al estar en Mendoza rodeado por grandes vinos, su esposa lo alienta a visitar lugares para que pueda redescubrir su pasión. Vale la pena mencionar que hay dos cosas que hacen de esta película algo único: la cantidad de personas famosas del mundo del vino que actúan en ella y el hombre que hace de sommelier es un renombrado sommelier uruguayo, Charlie Artuarola. De hecho, Susana Balbo (propietaria y enóloga de la bodega Susana Balbo Wines) le recomienda a Charlie que se enfoque en la tierra y en la fruta para tener una verdadera noción de lo que está tomando.

Una de mis partes favoritas es cuando la sommelier, sin que nadie lo sepa encuentra el camino hacia la cava de la Bodega Norton para probar los mejores y más añejos vinos (para recobrar su paladar, por supuesto). Un anglo parlante se aproxima, y Charlie lo confunde con un turista que se ha perdido en la bodega, luego se da cuenta de que es Gernot Langes, no sólo el dueño de Norton, sino el jefe de la compañía  Swarovski. Otra persona importante en el mundo del vino es Michelle Rolland, un consultor de vinos muy reconocido.

 “El camino del vino” es además una historia verdadera. Mientras se encontraban rodando la película, Artuarola tuvo algunos problemas familiares que terminaron siendo captados por la cámara, lo que ayudó en hacer la película bien realista. En un momento se ve a la esposa del sommelier pidiéndole a las cámaras que se vayan. Catena Zapata, Domaine Bousquet and Clos de los siete, junto con el Park Hyatt hotel se usaron como locaciones para la película. Es un film sorprendente que nos recordará que siempre habrá una forma de recobrar nuestras pasiones. Además te proveerá de un sinfín de expresiones para usar si te encuentras frente a un vino sin nada que decir.

 “¡¡Este vino… es un poema!! Es definitivamente mi favorita

 “Vino Para Robar”

Ésta es también una película muy llevadera. Si bien la película fue rodada con comediantes en vez de expertos sobre vino, todavía se puede sentir la atmósfera enológica. Daniel Hendler lleva adelante el papel de un ladrón internacional que viaja desde Buenos Aires a Mendoza para robar algo muy preciado, una botella de Malbec hecha para Napoleón en el siglo XIX. Entretanto conoce a Andrea Bertucelli, bajo el personaje de otra ladrona internacional que busca el mismo vino. Luego, son secuestrados por un gánster, razón por la cual deberán trabajar juntos, y mientras se irán enamorando uno del otro.

Filmada en 2015, la película causó conmoción entre los mendocinos. Los ladrones tenían que robar el famoso Malbec de adentro del “Banco Hipotecario”—en la actualidad la secretaría de cultura, ubicada en medio de la ciudad. La producción no sólo cerró muchas calles en el rodaje, sino que también reclutaron muchos locales para actuar de extras.

El film muestra las locaciones mendocinas más hermosas tales como la galería de arte Espacio Julio Le Parc, Termas de Cacheuta, Parque Gral. San Martín, el hotel Park Hyatt y la plaza San Martín. Obviamente las bodegas no podían ser pasadas por alto. Se puede ver la bodegas O Fournier y Séptima, así como también los interiores de la bodega Salentein.

Según el mito, objeto de la película alrededor de esta particular botella de Malbec, aquellos que beban de ella encontrarán el amor eterno. Esa es la razón por la cual—alerta de spoiler!!!—los dos amantes abren la botella y brindan hacia el final de la película. A diferencia de lo que hubiera acontecido si el film hubiera sido uno romántico, mientras se muestran los créditos se pueden ver las caras de disgusto de cualquiera que prueba un vino Malbec de 170 años de antigüedad.

Los documentales acerca del vino están experimentando un boom.

“Somm”

Es una película acerca de cuatro sommelieres que se encuentran entrenando para entrar al pináculo de los valoradores de vino y aprobar el examen de Master Sommelier. Si bien el examen puede parecer increíblemente descabellado, uno termina aprendiendo muchísimo acerca de los descriptores del vino y de las regiones de los distintos países. Otro documental que recomiendo mucho se llama “Red Obsession”. Russell Crowe en su papel de narrador nos guía a través de la puja china por convertirse uno de los productores e importadores de vino más grandes del mundo.

“Bitter Grapes—Slavery in the Vineyards”

Pero no todo lo que brilla es oro. Documentales como “Bitter Grapes—Slavery in the Vineyards” (literalmente traducido como Uvas amargas—esclavitud en los viñedos) dirigida por el productor y director danés Tom Heinemann, en donde apunta a las condiciones de trabajo insalubres en los viñedos de Sudáfrica.

“Mondovino”

El más famoso de los documentales negativos es “Mondovino”, donde el productor estadounidense Jonathan Nossiter quiere mostrar dos tipos de bodegas: las producciones vitivinícolas al estilo coca cola, a las que sólo les interesa producir millones de litros de vino con un sabor estandarizado que permitirá muchas ventas, o las que se mantienen leales a sus tradiciones y van a buscar un estilo único, incluso si esto implica una menor cantidad de ventas.

En un país como Argentina, con muchos inversores extranjeros y consultores externos, Nossiter no pudo evitar visitar la hermosa provincia de Salta, en el norte del país. El equipo de la bodega visitó la bodega Etchart en la región de Cafayate. Ésta fue la primera bodega del país que trabajó con la asistencia de Michel Rolland, quien protagoniza parte de la película, no siempre bajo la más favorable de las luces.

Puede verse el debate global entre globalización y terruño local en el segmento argentino. Por otra parte tienes a Arnaldo Etchart. Él fue el dueño de la bodega Etchart, al menos hasta que fue adquirida por el grupo Pernaud Ricard. Él alabó los cambios introducidos por Rolland a la industria local, lo cual le permitió a Arnaldo a exportar su producción. El parece despreciar a los nativos de Argentina, ya que en su opinión son vagos y analfabetos. Alternativamente, el equipo de la película entrevista a un hombre pobre de la comunidad de Tombolón. Él muestra la única hectárea de Torrontés que posee, y que cultivó con pasión aunque no le redituara mucho dinero (lo suficiente como para sobrevivir). En respuesta a la controversia que la película provocó, Etchart acusa que sus palabras fueron sacadas de contexto.

“Boom Varietal”

Otro documental llamado “Boom Varietal” fuel lanzado para el placer de los amantes del Malbec. Sabiendo que esta variedad estaba despegando, Kirk Ermisch—presidente del grupo Southern Wine y director de Sky Pinnick—juntó fuerzas para crear este documental acerca de cómo y por qué la cepa francesa Malbec parece haber encontrado su lugar en el mundo en la tierra de los gauchos. Presentada en el festival de Oregon de 2011, fue la película con la mayor audiencia y desde entonces ha ganado muchos premios.

Ermisch fue testigo del ascenso del Syrah australiano y cuando se dio cuenta de que el Malbec iba en la misma senda, pensó en hacer esta película, tratando de captar lo más fielmente posible, la expansión de este varietal. Además él intentó educar a gente alrededor del mundo acerca de esta encantadora cepa.

Creo que la película tiene todo lo que necesitas si lo que quieres es ser expert en Malbec. Desde sus orígenes franceses hasta su moderno desarrollo, te mostrará como una sola uva cambió la cultura del vino en Argentina. No nos olvidemos que en este país se consumía más vinos de corte que varietales en el pasado.

El director ya había visto la película Mondovino antes de hacer Boom Varietal, y se puede apreciar como quiso hacer algo que transmitiera conocimiento pero que a la vez fuera entretenido y con buena estética. Trata de estar listo para disfrutar los encantadores paisajes de la cordillera de los Andes, mientras algunos de los personajes de la metamorfosis (como Santiago Achaval—el primer productor argentino en alcanzar cinco estrellas en la revista Decanter) son entrevistados acerca de los años cruciales en esta transformación.

No importa si quieres convertirte en experto en vinos o solamente reir un rato con una copa de vino junto a ti. La películas sobre vinos pueden lograr ambas.

What's Your Reaction?
Delicious
1
Funny
0
Love
0
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top