Now Reading
Tierra de caballos

Tierra de caballos

Charlie O´Malley a caballo por Mendoza

“¡¡Charlie, mi caballo no me deja tomarme una selfie!!”

Tomar una foto de 15 químicos checos no parece ser la más complicada de las tareas. Pero si los ponemos en un caballo en un ambiente andino, la escena se puede convertir en una comedia. En ese momento comenzamos a ver con claridad que los caballos no entienden de tomas fotográficas, que no tienen un buen ojo para la luz o que son renuentes a posar para la foto. A esto sumarle que no tienen absolutamente ninguna empatía por reflejar el mejor lado del jinete. Y que al tomarles la foto no dicen “whiskyyyyy”

Este grupo se encuentra luchando para subirse al caballo y poder seguir todos el mismo camino. Tiran de las riendas y se paran en los estribos, totalmente en vano. Varios caballos ofrecen mostrar sus traseros en lugar de sus cabezas y los jinetes se retuercen para poder posar, parece que estuvieran montando hacia atrás. Dos yeguas atacan las hojas de un arbusto bajo y otro de sus colegas, descontento, bajó hacia un arroyo con un jinete angustiado a bordo. Y yo, el fotógrafo, también cabalgando mientras hago malabares con cinco cámaras digitales, y trato de controlar a un potro terco. La frase “arrear gatos” viene a mi cabeza.

Eventualmente logramos sacar las fotos. Las personas posan con sus sonrisas forzadas, tratando de esconder su frustración con los tercos corceles. Las cámaras son devueltas a sus dueños.

“Disculpe, ¿podría tomarme otra foto? Mis ojos estaban cerrados”

“A mi también, los ojos de mi caballo estaban cerrados”

Ésta es la maldición de la fotografía digital. La vida era mucho más simple cuando sacábamos fotos a ciegas de manera análoga.

Y cuando los caballos no eran solamente accesorios de las vacaciones. Es difícil imaginar que nuestras calles alguna vez tuvieron el eco de pezuñas y no de motores. Ahora el caballo como medio de transporte ha sido degradado a un paseo de una vez al año. La gente, que jamás pensaría en subirse a una montura en su lugar de origen, tienen súbitamente el deseo de ser un gaucho, ni bien se bajan del avión. Y para eso no hay mejor lugar que Argentina. La fascinación que este país tiene por todo lo equino se encuentra bien documentada. El gaucho solitario a caballo es EL símbolo nacional, tanto como el galante jugador de polo. Buenos Aires tiene dos de los más finos hipódromos en el mundo, y hay bastantes oportunidades de montar un caballo alrededor de todo el país. Mendoza es uno de esos lugares. Las cabalgatas por senderos varían desde una duración de dos horas hasta una experiencia épica de cinco días a través de la cordillera de los Andes hasta Chile.

Caballos y vinos

Cabalgue a través de los viñedos de Maipú, seguido de un delicado almuerzo en la bodega Finca Agostino. El circuito a caballo de dos horas comienza en los establos de El Rancho Viejo en Lunlunta y para luego adentrarse en olivares y viñedos, calles de tierra y en el lecho seco del río Mendoza. El espectacular almuerzo es de 6 pasos con vinos maridados en cada uno de los platos. La excursión comienza a las 11am y finaliza a las 5pm. Perfecto para jinetes principiantes y amantes del vino. Consulte en www.troutandwine.com

Caballos y Pesca

Mendoza ofrece una variedad de oportunidades de pesca en ríos de alta montaña del Valle de Uco y de Uspallata. Algunos de los mejores lugares de pesca solo pueden ser alcanzados a pie, camioneta o mejor aún, pezuñas 4×4. Cabalgar a lo largo de los veloces ríos llenos de truchas arcoíris  y comer un asado en el medio de la naturaleza de la montaña no es una mala manera de pasar el día. Dos excelentes lugares para hacerlo son la Estancia El Manzanito y la Estancia San Pablo. Nivel de experticia: principiante/intermedio. Consulte www.troutandwine.com para obtener diferentes opciones.

Caballos y la Historia

No hay forma más memorable de llegar a un país que a caballo y con nuestro equipaje a cuestas. Si pensabas que la única forma de llegar a Chile era en auto, bus o avión, chequea nuevamente. Esta excursión de 5 días sigue las hullas del General San Martín y su épico cruce de los andes hacia Chile. Agarre un poncho y duerma bajo las estrellas. Nivel de experticia: intermedio. Para más información diríjase a los expertos www.trekkingtravel.com

Caballos y Lujo

Mendoza puede ser un desierto, pero es además el hogar de muchos valles bien verdes que rebosan de vida salvaje tal como guanancos, truchas, zorros, pumas y cóndores. El valle de las carreras es una porción de paraíso templado entre el lago de Potrerillos y el Valle de Uco y lugar de algunas de las estancias más lujosas, que ofrecen servicios de cabalgata de alta gama con todo el esplendor posible. Rancho e’cuero es un rancho de 5000 hectáreas enclavado en un lugar bucólico. Perfecto para un jinete experimentado o para una vaquera exigente que busquen más que un albergue de montaña.

Caballos y Glaciares

Los Chulengos es un hermosamente preservado rancho que alguna vez fue el hogar de rebaños de ovejas, chivos y vacas. Ahora es una posada de lujo donde los citadinos complacen cada una de sus fantasías gauchescas. Las actividades del lugar incluyen expediciones diarias a caballo con almuerzo, expediciones de pesca con mosca, aventura a través de la montaña e 4×4 y una expedición épica  de 4 días a caballo hasta llegar a un glaciar andino. Para más información contacte a www.loschulengos.com.ar

Caballos y Gauchos

Al pie de la montaña, lejos de los viñedos, se encontrará con gachos resistentes que manejan ranchos y granjas.  Estancia la Alejandra  está en el epicentro del Valle de las Carreras y es  un paraíso ecuestre con establos para crianza que tienen caballos criollos y otros de finas razas europeas. La casa de la estancia de más de 100 años ofrece alojamiento y actividades tales como cabalgatas y caminatas. También puedes complacer sus deseos ecuestres tomando clases de entrenamiento con el mismísimo susurrador de caballos de la estancia.

www.estancialaalejandra.com.ar

Consejos para cabalgar

Vestir pantalones largos para evitar lastimar sus tobillos. Esos pantalones cortos amarillos de las vacaciones no servirán, salvo que quieras las rodillas rojo carmesí y una semana de dolor por las quemaduras.

Zapatos robustos son muy necesarios. Solo se permiten ojotas si puedes probar que naciste sobre un caballo, eres patizambo y puedes disparar desde la cadera.

No te olvides de las riñoneras. Esto es muy conveniente para llevar sus cosas en cabalgatas de largo alcance.

Trata de conocer tu caballo. Ofrecele tu mano para que pueda olerla y acarícialo antes de subirte. La postura es importante. No te encorves, manten tu mentón en alto y ten las manos a la altura de las caderas. No es necesario que te aferres con tu vida a tu caballo. Relájate y disfruta

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
0
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top