Now Reading
Herencia, sustentabilidad y assamblage en Terrazas de los Andes

Herencia, sustentabilidad y assamblage en Terrazas de los Andes

Vinos de altura.

La historia de bodega Terrazas de Los Andes arrancó hace tres décadas, cuando un grupo de pioneros se animó a la audacia, en una época en la que nadie conocía ni apostaba al potencial vitivinícola de Argentina.

Así, a mediados de 1950, Möet & Chandon decidió explorar el Nuevo Mundo y descubrió Mendoza, conviertiéndose en su primera casa francesa fuera del país. La bodega comenzó a elaborar vinos espumosos de inspiración francesa en Argentina fundándose bajo el nombre de “Chandon Argentina”, en 1959.
Décadas más tarde, a finales de 1980, Chandon vio la oportunidad de reinventar el estilo de los vinos tranquilos argentinos, al tiempo que Möet & Chandon se acercó a Hervé Birnie Scott, un joven enólogo francés, que exploró la región y descubrió el potencial vitivinícola de Mendoza dedicando años a la investigación de terruños de clima frío de Mendoza.

Para entender las altitudes que presenta el terroir mendocino, se sirvieron de un viejo altímetro de avión militar. Descubrieron que hay un impacto de altitud en el clima y que, para cada variedad de uva, hay una altitud ideal. La elevación óptima descripta como “Terrazas de altitud” se volvió espiritu fundacional y se decidió nombrar al proyecto: “Terrazas de los Andes”. En 1996 lanzaron su primera cosecha. Luego siguió la restauración de una antigua bodega española, incorporando tecnología de punta, que dio origen a un delicado equilibrio estético entre lo viejo y lo nuevo, conservando sectores de gran valor histórico del edificio original.

Terrazas cuenta actualmente con una colección de viñedos de gran altitud en las siete denominaciones más cualitativas de Mendoza. Las Compuertas, en Luján de Cuyo, es uno de los viñedos de Malbec más antiguos de Mendoza. En el Valle de Uco,por otra parte, sus viñedos van desde los 1000 metros hasta el viñedo más alto plantado en la región, la finca El Espinillo, situada a 1630 metros.

La altura, junto a la composición del suelo, edad del viñedo y trabajo humano determinan un terroir, entendiendo que el suelo es el microfactor más significativo, incidiendo en la calidad, complejidad y textura de la fruta. El 100% de los viñedos están certificados como “viticultura sostenible”, de los cuales 160 hectáreas son orgánicos. Complementan sustentabilidad, el riego por goteo desde hace más de dos décadas, además del reciclaje del 100% de las aguas residuales de la bodega.

De su gran variedad de etiquetas destacamos el ícono Grand, que sintetiza el resultado de dos décadas de exploración de los terruños de Mendoza. La historia de esta evolución nació en 1999 con Terrazas de los Andes Gran, que luego se convirtió , en 2004, en Terrazas de los Andes Afincado y, a partir del 2008, pasó a llamarse Terrazas de los Andes Single Vineyard. Hoy, esta expresión de alta gama, es Grand. Compuesto de lo mejor de las Indicaciones Geográficas más reconocidas de la provincia de Mendoza: Las Compuertas y Perdriel (en Luján de Cuyo); y Gualtallary, Los Chacayes y Paraje Altamira (en el Valle de Uco).

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
0
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top