Now Reading
Raíces de Mendoza

Raíces de Mendoza

Cuando ves el piedemonte mendocino por primera vez, pensás: “Es un yuyal”. Sin embargo, si aprendés a observar, encontrás un universo de belleza exótica

La ciudad de Mendoza puede engañarnos con sus altos y centenarios árboles, que dejan pasar el sol en invierno, mientras en verano nos protegen del picante calor. Pero ¿éstas son las verdaderas raíces mendocinas? 

Cuando salís de este oasis hacia la montaña, es difícil encontrar una planta que supere los 2 metros de altura. Pero no las subestimes, son super plantas: Resisten la ausencia prolongada de agua, crecen en suelos arenosos, pobres, inundables y de alta salinidad.

Me costó mucho al inicio, porque mi pasatiempo favorito en mi San Luis natal, era caminar bien cerca de las especies arbóreas para escuchar la percusión del viento en los diferentes diseños de hojas, cosa qu aquí no pasa. Pero, con el tiempo, aprendí a amar el tomillo, el ajenjo, la rúcula silvestre y por último, los árboles.

Entre los árboles que ornamentan este noble terreno vas a encontrar:

Algarrobo

Si ves algo que supere los 3 metros, entonces lo más probable es que sea un algarrobo. Es el más común en los alrededores y puede alcanzar unos 8 metros de altura. En primavera sus hojas toman un color verde, casi flúor. Tiene ramas con espinas bastante peligrosas, pequeñas flores rojas sin pétalos y un fruto en forma de vaina, marrón y de sabor dulce. Lo tuestan y muelen hasta obtener harina. Con ella se elaboran unas tortas llamadas “patay”. Además, machacado y sumergido en agua, se obtiene la “añapa”, una bebida refrescante y diurética. Por último, con la Añapa fermentada elaboran una bebida alcohólica que se conoce como arrope o chicha. 

Su madera es pesada y dura, excelente combustible para asados. Digamos que es multi-propósito: Aporta madera, leña y sombra y ¡mejora la calidad de los suelos! Cumple un rol ecológico, toma agua subterránea y aumenta el nitrógeno junto con la productividad de los lugares, aportando nutrientes y protección a las plantas del medio.

Aromo

Conocido por el delicioso perfume de sus pequeñas pompones amarillos. Puede llegar a medir de 6 a 10 metros de altura. Es la primera elección cuando se trata de decorar los jarrones de las mesas mendocinas.   

Aguaribay

Muchos pueden confundirlo con el sauce, hasta que se acercan y ven sus pequeñas bolitas rojas. Si te quedan dudas, pasa tu mano por sus hojas y sentí el aroma pimiento-mentolado que también encontrás en un típico vino elaborado con Bonarda. Es perenne y puede llegar a medir 15 metros de altura y tener un metro de diámetro. Se trata de un árbol muy noble que resiste heladas y sequías.

Cina-Cina

Es un árbol nativo de lugares tan diversos como Argentina, Estados Unidos y las Islas Galápagos, entre muchos otros países americanos. Puede llegar a medir diez metros de altura y, por sus bellas flores de color amarillo con pétalos abiertos, es uno de los árboles más elegidos con fines ornamentales.

Piquillín

Es un arbusto muy fácil de encontrar. Tiene espinas y puede llegar a medir 3 metros de alto. Posee hojas verdes muy pequeñas con un fruto redondo de color rojo que es comestible y tiene un sabor dulce ¿Lo has probado? Hacen mermeladas de Piquillín.

Chañar

Lo más bonito del Chañar, es cuando se desprende su tronco en pellejos, revelando el tono verde limón de la nueva corteza. Es un árbol pequeño, de hasta 4 metros, con ramas espinosas y tronco amarillento. Sirve para carpintería, cabos de herramientas y construcción. Además, posee frutos rojizos que son muy carnosos y dulces. En noviembre muestra unas flores amarillas con líneas rojizas que, infusionadas, ayudan a combatir afecciones bronquiales. Mi favorito.

Jarillas

No son árboles sino arbustos, pero los mencionamos porque sin ellos gran parte del pedemonte podría desmoronarse. Eso explica por qué es ilegal desterrarlos. Sin embargo, cortar una ramita para ahumar el asado no hace tanto daño.

Sus hojas son resinosas y huelen muy bien, tienen propiedades medicinales contra el cólera, la fiebre y contusiones como fracturas o luxaciones. La infusión de la hoja es indicada como emenagogo (estimula y favorece el flujo menstrual). También elaboran cremas que calman el dolor reumático gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antitumorales y antivirales (cura llagas y heridas). 

La jarilla hembra tiene hojas que terminan en una sola punta. De octubre a noviembre se llenan de flores amarillas. Su fruto muestra unos pelos grisáceos como un algodón.  Las hojas de la jarilla macho tienen dos puntas y la jarilla crespa tiene hojas que se dividen en alrededor de 8 puntas y es la más benéfica para uso medicinal.

Ahora podés disfrutar a la sombra, sabiendo quién te cuida. Cuidalos vos también. Todos los árboles de la precordillera y sus arroyos cumplen un importantes rol ecológico, protegiendo y conteniendo a nuestra tierra.

Si querés saber un poco más acerca de los usos medicinales de las plantas locales, te invitamos a continuar con –> esta <– nota.

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
3
Moan
0
Wow
1
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top