Now Reading
Las mascotas del vino

Las mascotas del vino

No es el vino que nos hace flashear ni el enólogo prestigioso. No son los almuerzos que te dejan panza arriba, mucho menos la arquitectura monumental, la historia familiar o el paisaje maravilloso.
Lo que, verdaderamente, conmueve nuestros corazones de bicheros sin remedio y nos saca una sonrisa cuando pisamos una bodega es la irrupción de ellas, las mascotas más mimadas de las bodegas de Mendoza:

1
Mufasa, la guardiana de Passionate Wines

Mufasa

Passionate Wines es una bodega que está ubicada en las puertas del Valle de Uco. Desde que se ingresa al predio se respira cierta …”animalidad”. Muros que exhiben monos gigantes, elefantes y jirafas; Huevos de concreto con abejas o jardines donde es posible encontrarse un gato, o hasta con una gallina. “Bretta” fue una de las perras que supo tener la bodega. Su nombre aludía simpáticamente a la-no tan amigable- Brett (o Brettanomyces). La Bretta en cuestión tuvo ocho perritos mestizos, algunos fueron adoptados y otros, simplemente, se alejaron de la bodega en busca de aventuras. Al cabo de unos meses, una de las cachorras regresó. Nos dimos cuenta que era ella porque era igual a su mamá Bretta, cuenta Ramiro Decón. Dice que la bautizaron “Mufasa” porque volvió “hecha toda una leona”. Hoy es la perra que custodia la bodega y la que primero sale a recibir a amantes del vino, de todo el mundo, que vienen a probar los vinos de los Michelini.

2
Kuru, la estrella negra de Carinae

Kuru

Kuru, en mapuche, significa “negra” y apareció (para quedarse) un día de febrero, hace dos años atrás. La “Kukita” es definida por su familia adoptiva de Carinae como una “auténtica perra de viña”. Elena Drannikow cuenta que le encanta revolcarse en los yuyos y acompaña a los trabajadores de la viña en cualquier ocasión (poda, atado o cosecha) no solo por compinche, sino también para ganarse un pedacito de tortita; Posa para los turistas y entiende el lenguaje del mimo en todos los idiomas. Vigila atentamente el proceso de los asados (quizás alguito se cae) y, fuera de horario, también es guardiana fiel de los vinos de Philippe y Brigitte.

3
El solitario Jacinto y la familia de zorros de Blanco wines

Jacinto mimetizado con el terroir de Blanco Wines

La vegetación que circunda la bodega Familia Blanco, localizada al Sur del departamento de Luján de Cuyo, es bien agreste. Allí conviven jarillas de diferente tipo, chilcas y otras variedades autóctonas, junto con un viñedo experimental. Por lo que no fue raro descubrir (hace un tiempo) al solitario -y errante- Jacinto, un quirquincho de tamaño mediano que solo se deja ver en las tardecitas, o bien entrada la noche. Muy a gusto, parece reconocer a la gente de la bodega puesto que, confianzudamente, se deja fotografíar y filmar bastante de cerca.
Mónica Najurieta nos cuenta que Jacinto no es el único al que han adoptado. Junto al quirquincho noctámbulo conviven Vicente y sus crías, una familia de zorros cuya madriguera también está localizada dentro de los confines de este precioso jardín de belleza salvaje, parte de Bodega Blanco Wines.

4
La Nera mimosa de Alandes


La Nera

Nera es, posiblemente, una de las mascotas más consentidas del ámbito vitivinícola mendocino.
Cuando le pregunté a Dibe Montaña qué significa Nera para la empresa, su respuesta fue contundente: “La Nera” es la reina de Alandes.
Un día cualquiera, apenas compraron la bodega en el 2013, apareció una cachorrita en la puerta buscando amor y refugio. Rápidamente se ganó el corazón de todos y pasó a ser parte de la familia. Dicen que es muy protectora y guardiana. Cuando llegan visitas, es la primera en salir corriendo a la puerta, odia la lluvia y ama las caricias en la panza. La choca es tan querida que Karim Mussi le dedicó el primer Capricho que salió a la venta, llamado “Cave Canem”, un blend de 80% malbec cuya contraetiqueta especifica que la hacedora del corte es nada más y nada menos que ella, la Nera.

5
Felipe y Felipa, los atorrantes de Familia Cassone

Felipe 👆 y Felipa (foto de cobertura)

Cuando le Pregunté a Fede Cassone si tenían alguna mascota en bodega Familia Cassone, básicamente, dejó de lado lo que estaba haciendo para mandarme fotos y contarme todo sobre Felipe y Felipa, dos perros que adoptaron en la finca hace seis años, cuando llegó Felipe ( de mano de un amigo que recogía perros de la calle). Felipa apareció en la finca hace tres años, recuerda sobre la llegada de la perrita. Era piel y hueso, Hoy son dos perros, creo, felices. Al menos los veo así.

-¿y cómo es tu relación con ellos?


-Tengo adoración por éstos perros. Me esperan todas, pero todas, las mañanas. No hay día que no estén atentos a recibirme, y hacen lo mismo con los turistas. Al ser rescatados, son hiper- pero en demasía- cariñosos. Felipe siempre fue medio corto de genio, aunque cada vez más dado con la gente. Felipa debe haber tenido unos primeros meses de infancia muy duros. Es una perra tímida, se agacha cuando se acerca como si, aún, estuviera con miedo.


-¿y qué tal se portan?


-Y….hay algunas anécdotas: Felipa saltándole a alguna guía de pantalones blancos, dejándola toda embarrada…o, cuando huelen las empanadas que preparamos para alguna visita, y los muy carduras se meten hasta dentro de la sala de visitas para pedir bocado. O, alguna vez, que hemos dejado la mesa toda linda y preparada para visitas (con vino, pan y aceite de oliva) y, al regresar del tour, nos hemos encontramos con todo tirado y revuelto y, por supuesto, ni migas del pan. 🐶

What's Your Reaction?
Delicious
3
Funny
14
Love
27
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top