Now Reading
La bodega más antigua de Mendoza

La bodega más antigua de Mendoza

González videla

González Videla

Casa y viñedo fueron transformando su espacio a lo largo de 190 años de historia. A su vez, la bodega constituye un riquísimo patrimonio de historia vitivinícola argentina digno de indagar, conocer y cuidar

Hace dos décadas atrás tuve la oportunidad de visitar González Videla, cuando aún estaba estudiando en la universidad. Mi recuerdo visual está desteñido por el paso del tiempo, sin embargo no me olvido del silencio en la cripta, del interior blanco y celeste de la capilla familiar, la luz del atardecer bajo el viñedo detrás de la casa o del ámbito lóbrego que provocaban los añosos gigantes de roble, dormidos en la oscuridad de bodega.

Los González


Unas de las primeras vides de este rincón de Panquehua (departamento de Las Heras) fueron plantadas por José Benito González, hijo de un inmigrante español que desembarcó en Argentina a fines de 1700 y ya , a mediados de 1850, comenzó a elaborar vino con el nombre de “Panquegua”. Fue su nieto, Carlos González Videla, (hijo de Carlos González Pinto, gobernador de Mendoza entre 1863 y 1866) quien le terminaría dando el nombre definitivo a la bodega más antigua de Mendoza.

imagen de la Municipalidad de Las Heras

Para ponernos (más o menos) en contexto


En la Mendoza de mediados de siglo XIX, el espacio donde se circunscribía bodega y viñedo, en general, no se amoldaba del todo al concepto de “finca” sino al de “chacra”, ya que allí convivían diversos tipos de cultivos (olivos, viñedos, frutales y trigo). De hecho, entre mediados de Siglo XIX y los primeros años del siglo XX (antes de 1914) las superficie cultivada de cereales, de Mendoza, cubría más o menos la misma extensión que la de vid. Sí, la producción de harina era tan popular como la de vino. Y el clan González no escapaba a esa dinámica. Esto explica el por qué hubo un molino (y quizás aún esté en pie o queden restos) en el actual predio de Panquehua. La chacra, de aquel entonces, incluía 350 hectáreas de trigales. Molían harina e incluso llegaron a tener una fábrica de pastas. El canal de riego era el mismo que ayudaba a mover los engranajes del ingenio.

Años más tarde vendría la fiebre del vino.

El malbec 1.9

Para la década de 1850 había llegado Pouget a Mendoza ( un agrónomo francés, responsable de introducir el cultivo del malbec en la provincia). Miguel Amado Pouget hacía honores a su nombre y no tenía ningún inconveniente en ofrecer instrucción gratuita y tips de calidad ,sobre manejo de viñedo, a todo aquel que lo necesitara. Ni lento ni perezoso, González Pinto se acercó. Se hicieron amigos y terminó convirtiéndose en el primer bodeguero que comercializó vino malbec en la provincia.


Esta bodega, junto a otras pocas de la época, fueron establecimientos de punta. En pleno siglo XIX elaboraban vino de calidad superior, incluyendo vinos criados bajo velo de flor (*) compitiendo con etiquetas europeas de ese momento. Luego, Carlos González Videla tomó la posta. Continuó la labor de su padre, con esmero y eficacia, y fue considerado un innovador.
Florencia Curth de Cavanagh, nieta de Carlos González Videla, tomó las riendas de la empresa en la década de 1960. Fue la primera mujer en llegar al directorio de una bodega, en una época en la que hacerse un lugar, en territorio gobernado por hombres, no era nada fácil.

El edificio de la bodega González Videla


Fue uno de los pocos que sobrevivió al desastre del terremoto de 1861. De hecho, cuentan las crónicas ( aunque desconozco su veracidad) que González Pinto mandó a sacar todos los toneles de la bodega para improvisar un hospital de campaña para atención de heridos.
La bodega, la casa y la capilla constituyen un riquísimo patrominio arquitectónico e histórico de Mendoza. En el edificio de la bodega, particularmente, es posible individualizar tres etapas de construcción: Dos naves anteriores al terremoto de 1861 (construidas en adobe), una nave posterior, donde aún se aprecian centenarios y gigantes toneles de madera, además de otras dos naves de piedra, constuidas a principios de siglo XX.

Al presente, se conserva su casona patronal (con gran parte del mobiliario original que la heredera familia Cavanagh ha conservado intacto), casa de obreros, la capilla y cripta familiar.

Hasta donde pude constatar, la bodega no está elaborando vino en la actualidad.

Ojalá en un futuro, no muy lejano, ustedes también puedan acceder a este viaje al pasado que significa Panquehua y la bodega más antigua de Mendoza.-

(*) Vinos criados bajo velo de flor
Cuando el vino es conservado en barricas sin llenar del todo (es decir, en presencia de oxígeno) el ámbito se vuelve propicio para el desarrrollo de levaduras en superficie . La levadura se alimentará, entonces, de la glicerina del vino, aumentando su población y creando, así, un “velo” o “flor” (que podría semejarse al aspecto de la nata en la superficie de la leche). Ese velo lo protegerá del oxígeno, evitando su oxidación, al tiempo que provocará un envejecimiento biológico revelando aromas muy particulares, como el de manzana oxidada (o caramelizada) flores y cítricos maduros. El velo puede estar en contacto con el vino durante varios años antes de ser fraccionado. Es un procedimiento muy común en la región de Jerez de la Frontera. En Argentina, algunos vinos como Altar Uco edad antigua de Juan Pablo Michelini, utilizan esta técnica, donde en este caso , el vino pasa tres años en barrica.

What's Your Reaction?
Delicious
3
Funny
1
Love
12
Moan
5
Wow
5
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top