Now Reading
El microclima del buen vivir en Kaiken

El microclima del buen vivir en Kaiken

Sedientas de elixir lujanino, realizamos el recorrido por la Bodega Kaiken, sumamos cada parte de su propuesta y obtuvimos como resultado un microclima de Buen Vivir.

Bodega Kaiken se conforma por una ecuación divina:

  1. El paisaje hacia el Cordón del Plata Nevado.
  2. Los viñedos de 111 años de antigüedad dando fruto para cosechar en marzo.
  3. Las cavas protegidas por un escultórico ángel y cantos gregorianos.
  4. La cocina de Francis Mallman. 

Como resultado, encontramos un ecosistema ideal de placer y hedonismo. 

SUELO AÑEJO DE KAIKEN

Acompañadas por Sol, la guía de la bodega, recorrimos las viñas de Kaiken. En el sector de Chardonnay observamos el cuidado de los suelos a través de una Calicata. Un pozo que permite diferenciar con claridad las capas de la tierra donde se expande la raíz de nuestro elixir. En la primera capa, las raíces atraviesan arena, arcilla y cal, a medida que crece se entrelaza con las rocas redondeadas de aluviones de montaña. 

El viñedo más antiguo de Kaiken tiene 111 años y lo dedican a su ícono, el vino “Mai”, que en pehuenche significa “el príncipe”. 

El ÁNGEL DEL VINO

Cuando bajamos a la cava, un ángel esculpido protegía las barricas de roble francés. ¡Que el ángel del vino siempre nos acompañe y amén! Pensamos con las chicas. Resulta que uno de los cofundadores de Kaiken que tuvo varios accidentes, creía fielmente en los ángeles. El monumento se levantó en su honor luego de su fallecimiento. Es muy común encontrar ángeles como figura principal en los montes y los vinos chilenos.

El actual dueño de Kaiken es Aurelio Montes de Chile. Así como el Kaiken, un ave de la familia de los gansos que habita la patagonia de Chile y viaja a la Argentina en búsqueda de mejores condiciones climáticas, Aurelio viajó a Mendoza en búsqueda de nuevos terroirs y quedó encantado con la generosidad de sus tierras. Entonces, compró la bodega a la familia Italiana Barbieri en el 2001 y le cambió su nombre a Kaiken. Aurelio también es dueño de la bodega Viñamonte en Conchagua, Santiago de Chile.

El vino de la bodega Kaiken recibe los cuidados expertos de enólogos, que guardan el vino exclusivo en barricas de roble francés, a temperatura natural, 12 o 15ºC durante 6,12,15 o 18 meses, al 70% de humedad entre la penumbra tenue de la cava, un ángel esculpido y los hermosos cantos gregorianos embellecen la escena con el estímulo auditivo.

¡LA MEJOR PARTE!

Para quienes nos encanta el vino, ¡degustar es la mejor parte! Tuvimos la oportunidad de saborear cuatro delicias: un Chardonnay Kaiken Ultra, un Rosado de Malbec Kaiken Estate, un Cabernet Franc Indómito y un Malbec de Kaiken Ultra. 

Asesoradas por Sol empezamos a identificar el aspecto visual del vino. Había un degradé importante entre las opciones, desde un dorado pálido, un rosa salmón, un rojo sangre a un rojo violáceo. Luego, giramos la copa para oxigenar y detectamos la intensidad aromática:

  • Alta: desde la pera en la copa a la nariz.
  • Media: desde la boca en la copa a la nariz.
  • Baja: desde la nariz en la copa.

La mayoría coincidimos en que el blanco y el rosa eran de intensidad alta con notas florales y frutales, el cabernet Franc con notas ahumadas de intensidad media y el Malbec de intensidad medio baja. 

El siguiente paso es hacer un buche para sentir los matices del vino (si es seco, ácido, dulce, amargo, espeso, etc.) y para finalizar podemos darle un trago.

Con mis amigas, compramos una promoción espectacular: una caja de tres vinos que no probamos para seguir degustando en casa, en la selección viene un “Disobedience Red Blend” by “Francis Mallman” que estamos ansiosas por probar.

EL RESTAURANTE DE FRANCIS MALLMANN

Entre las viñas se encuentra el coqueto y campestre restaurante de Francis Mallman que probaremos cuando cobremos el aguinaldo. Charlamos con una de las mozas y nos contó su plato favorito: ñoquis a la plancha, un emblema de Francis. 

Para prepararlos cocinan las papas al horno con cáscara y todo por horas, las cortan a la mitad, sacan el contenido con cuchara y lo mezclan con un poco de harina, queso estacionado y una manteca emulsionada y alimonada. Una vez listos se cocinan a la plancha directo al fuego y se sirven con tomates secos y un queso cheddar la suerte estacionado durante 7 años. ¡Una delicia! ¡Qué ganas de probar todo!

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
0
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top