Now Reading
Julio Le Parc: El revolucionario mendocino

Julio Le Parc: El revolucionario mendocino

Ben Shirley analiza la vida y el arte del artista moderno más famoso de Mendoza.


Julio Le Parc nació en Mendoza en septiembre de 1928, apenas tres meses después del nacimiento del Che Guervara en Rosario. Como su compatriota de fama mundial, Le Parc fue en gran medida, la inspiración de una revolución.

El artista se fue de Argentina a París, en 1958, justo cuando el Che fomentaba su revolución en Cuba con Fidel. En París, Le Parc se involucró de manera crucial en un nuevo movimiento de arte visual y cinematográfico. En cada parte, el revolucionario radical del mundo del arte, se convirtió en un precursor del arte cinético. Ayudó a romper la tradición de ‘la pintura’ y ‘el público pasivo’, introduciendo un aspecto dinámico e interactivo. Con él la obra de arte fue cambiante e incluía al espectador. La idea era llevar el arte a la gente y a la calle, lejos de las elitistas galerías de arte. Le Parc y sus amigos tenían instalaciones móviles en las calles de París, involucrando directamente a los transeúntes. Investigaban las reacciones y emociones humanas como parte de las obras de arte.

En este conjunto, diseños cromáticos complejos osilan en su recorrido por cada una de las 10 Etapes ( etapas) que conforman la pieza, insinuando una progresión dinámica.

El poema Ma Longe Marche (Mi gran Marcha), escrito por Le Parc en 2014,evoca múltiples interpretaciones de la obra:
“Mi gran marcha
con sus ZigZags
sus imprevistos
sus expectativas
sus sorpresas
 
no lo sabía
pero ella se dibujaba a sí misma
a mis espaldas
ella se dibujaba por mi”

Hijo de un ferroviario, Le Parc nació en la ciudad de Mendoza y, siendo muy joven, él y su familia se trasladaron a la incipiente localidad ferroviaria de Palmira, San Martín. Vivía en la calle Uriburu, a pocas cuadras del Río Mendoza, y permaneció allí hasta los 14 años, jugando entre los viñedos y robando uvas con sus amigos. Al ver el riego de los viñedos con las zanjas abiertas, y vivir junto al río, estuvo siempre expuesto al movimiento, a las corrientes en constante movimiento del agua. El propio artista ha dicho lo central que ha sido la influencia del agua en su arte. Esto se ve en gran parte de su obra, que mueve y refleja la luz. Su obra de arte, enormemente popular, puede describirse como una fiesta visual de colores, luz y volumen.

Éste podría ser el Che describiendo las razones de su revolución, sin embargo, es el artista Le Parc quien dice:

En general, por mis experiencias, he buscado provocar un comportamiento diferente del espectador (…) Conseguir junto con el público los medios para combatir la pasividad, la dependencia o el condicionamiento ideológico, desarrollando las capacidades de reflexión, de comparación, de análisis, de creación, de acción.


Es importante destacar que la fama de su trabajo pionero y sus logros no ha afectado su humildad ni lo ha convertido en una celebridad excéntrica. Está profundamente consciente y orgulloso de sus raíces mendocinas. Estuvo en la ciudad para la inauguración del maravilloso Centro Cultural Julio Le Parc, construido junto a la antigua estación de tren de Guaymallén, en la esquina de las calles Mitre y Godoy Cruz , donde varias de sus esculturas se encuentran en exhibición permanente.

Centro Cultural Julio Le Parc, Mendoza

Visitó el pueblo de su infancia, Palmira, donde ha dicho que le gustaría vivir los últimos días de su vida, dejando atrás sus talleres, de moda en París, para sus hijos y alumnos. Como último homenaje a sus raíces mendocinas, ha puesto su nombre a una edición limitada de Malbec, elaborado por el enólogo Mariano Di Paola de bodega La Rural.

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
1
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top