Now Reading
Maravillas ocultas del jardín de Mendoza

Maravillas ocultas del jardín de Mendoza

El departamento de Junín es conocido como “El jardín de Mendoza” ¿el motivo? Más del 90 por ciento de su superficie se encuentra cultivada. Hoy es el día departamental y te dejamos algunas ideas para pasar todo una jornada de gira turística por el Este mendocino

Junín no solo es el departamento más pequeño de Mendoza, también es el más cultivado. De hecho, tiene la mayor densidad de bodegas por kilómetro cuadrado de la provincia, así que recomiendo arrancar el día haciendo algo de enoturismo.

El sueño vineyard

Hay un viejo cuento sobre un borracho que va caminando por el pueblo con una botella bajo el brazo y, al cruzar la calle, tiene la mala fortuna de ser atropellado por un auto. Rápidamente se incorpora, observa un charco rojo a su alrededor y exclama asustado: <<¡¡Que sea sangre!! >>

Foto:El sueño vineyard

Horacio Graffigna, enólogo y propietario de “El sueño vineyard”, apeló al humor: “Que sea sangre” es el nombre que eligió para sus vinos. Su producción anual ronda en las 20 mil botellas y están tan buenos (y a precios tan razonables) que la producción suele venderse antes de que salga al mercado.

Foto: Mariana Gómez Rus

Los vinos de mayor rotación se elaboran en una bodega de la zona con supervisión de Graffigna, mientras que la línea premium se vinifica en la bodega garaje que tiene en Junín. Desde hace casi una década elabora Malbec (con uva de diferentes regiones, logrando un vino super equilibrado). También ha incorporado sauvignon blanc y cabernet franc y un tempranillo muy distintivo, de gran nariz y boca agradable. Pero quien, sin duda, se lleva los laureles es la Bonarda, recientemente distinguida con medalla de oro en el concurso “Bonarda argentina”.

Foto: Emi Giraud.

Con reserva previa se puede pactar una degustación con tabla de quesos y fiambres (todos productos de la zona) .También se puede optar por asado, acompañado de unas épicas empanadas caseras, preparadas por la esposa del contratista del viñedo vecino. Comunicate al +5492634624156 o a través de la web

Vinos orgánicos

Otra bodega, por la que te sugiero dar una vuelta, es Nietas de Lipari .

Lipari fue un inmigrante siciliano que llegó a Mendoza en 1948. Trabajó la tierra y, con los años, su hijo Francisco continuó la tradición.

Foto: Mariana Gomez Rus

Desde 2006 la bodega elabora medio millón de botellas anuales. Su edificio piramidal tiene sentido energético, de hecho Francisco comenta que el primero fue demolido ya que la pirámide estaba mal diseñada y esto repercutió negativamente sobre su producción. El trabajo de todo el año está a cargo de un puñado de personas y el propio Lipari que, cual camaleón, pasa de manejar un tractor a supervisar lo que sucede en bodega, tratar con sus clientes europeos o recibir alguna visita.

Fotos: Emi Giraud

Si bien no está abierta para el turismo, recomiendo pasar por aquí para conocer la finca y comprar sus vinos. La charla con Lipari, llena de anécdotas y pasión por lo orgánico, es genial. Los vinos están a cargo del enólogo Hugo Zamora y, tanto viñedo como elaboración, cuentan certificación orgánica Letis.

En 2020, Gisela (una de las nietas de Lipari) sacó su primer cosecha de Santo cielo, un malbec que no solo hace referencia a una de sus hijas, sino también a la constante lucha del productor contra distintas amenazas climáticas que a veces destruyen el esfuerzo de todo un año en cuestión de minutos

Nietas de Lipari está en Calle Miguez y Ruta 60.

Otros emprendimientos vitivinícolas que podés visitar en el departamento son: Pala Corazón del enólogo Lucas Niven (Calle Olivares s/n de ing Giagnoni) y Benedetti, una bodega familiar fundada hacia la década de 1950 y referente de vitivinicultura en Junín.

Viaje en el tiempo

El departamento de Junín también es una buena excusa para hacer turismo rural y conocer más sobre la historia sanmartiniana de Mendoza . Su “Acequia de la Patria” (actual Canal Matriz San Martín) fue originariamente mandada a construir por el General San Martín. Con varias remodelaciones a lo largo de su historia, actualmente irriga gran parte de los departamentos del Este mendocino.

Foto:Mariana Gómez Rus

El solar histórico del Molino Orfila, también construido a principios e Siglo XIX, por iniciativa de San Martín, tuvo como objetivo abastecer de harina, poblar y generar trabajo en la zona. Con los años, el molino pasó a ser propiedad de la familia Orfila . Si bien el edificio del molino ya no existe, lo que aún queda en pie es la casa que se utilizaba para tareas de molienda, además de sus galerías con piso de ladrillos. En ella hay museo familiar que incluye fotos antiguas, objetos de uso doméstico y vinculados a la elaboración de vino.

Lamentablemente este lugar no se puede visitar en la actualidad pero vale la pena detenerse para contemplar a la distancia y recorrer los alrededores (verdes y frondosos) con su eterno murmullo de canal.


Si sos fan de jamón casero, en febrero está la Fiesta del jamón y el pan casero. Y si es pan y jamón, también es aceite de oliva: Podés visitar la olivícola Libanti que, desde hace cuatro generaciones, elabora excelente aceite de oliva.

Abre de lunes a viernes de 8.30 a 12.30 y de 14.30 a 18.30. Los sábados de 8. 30 a 12.30 . Comunicate a +542634543588 para agendar visita .

Foto: olivícola Libanti


Para los amantes de la fotografía, en Alto Verde hay un verdadero cementerio de vagones que está rayando las vías por las que aún pasa un ferrocarril de carga. En Ingeniero Giagnoni, conocida como la “capital de la alegría”, la estación de tren está prácticamente intacta, además del mítico club “La amistad” que se volvió muy polular en la década del 60 donde -según dicen los que saben- Leo Dan, Leonardo Fabio y hasta la orquesta de Anibal Troilo pasaron y tocaron.

Junín, además, alberga viejos carriles sombreados de eucaliptus y carolinos centenarios, extensos paños verdes de olivos y viñedos y algunas bodegas abandonadas que pueden ser puntapié de tu próxima Urbex.

Vuela, vuela…No te hace falta equipaje

Si tenés ganas de algo diferente, Junín también ofrece experiencias de paseos en globo. Los vuelos se realizan al amanecer o atardecer y duran 45 minutos pero- entre el inflado del globo, indicaciones de vuelo y retorno al campo- la actividad completa suele extenderse 2 horas. Se sobrevuelan viñedos y olivares que ofrecen una perspectiva única y , al estar la dirección de vuelo determinada por el viento predominante del día, nunca hay una ruta fija. El vuelo, por plaza, sale AR$15000 sean mayores o menores (+5) y el punto de encuentro queda muy cerca de Nietas de Lipari, en Ruta 60 y Miguez. +5491157391730

Foto: Mendoza balloons

La cena se la dejamos a la gente de Fuego primitivo. Un bar y restaurant de fuego, emplazado en un hermoso entorno natural rodeado de viñedos y una vieja bodega. Los platos son genuinos y se resuelven en torno a técnicas y métodos de cocción de nuestros antepasados resaltando razgos prehispánicos, explica Mica Ponce, una de las propietarias.

Utilizando distintos tipos de fuegos ( caldero, llama, parrilla) la propuesta viene en pasos maridados con vinos. Los horarios de verano son de jueves a domingo a partir de las 20 hs. Está ubicado en Ruta 60 y Calle Miguez, justo frente al predio de donde despegan los vuelos en globo. +5492634348286

Te confieso que incluso haciendo la mitad de las sugerencias, el día pasa volando en Junín y la experiencia es muy vivificante ¿Te animás a descubrirlo?


What's Your Reaction?
Delicious
7
Funny
1
Love
9
Moan
0
Wow
9
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top