Now Reading
El Tinder del maridaje 🧀 +🍷=💘

El Tinder del maridaje 🧀 +🍷=💘

Quesos y vinos que hacen match

Acidez, tenor graso, taninos y texturas serán fundamentales para decidir quién se empareja con quién en caso de quesos y vinos. A la hora de combinar, tené en cuenta que en el queso y vino que elijas no haya elementos que superen al otro, dicho de otra forma (y parafraseando a Pappo), que queso y vino vayan juntos a la par 🎼

Preparate para la cita

Para una experiencia de maridaje superadora, es clave tener vinos y quesos a temperatura adecuada. Respecto de vinos: Blancos alrededor de 10 grados, tintos en 14. Espumantes en, más o menos, 8 grados. Mientras que a los quesos será mejor sacarlos de la heladera una hora antes del festín sensorial.

Vinos con más de 14% de alcohol irán mejor con quesos más intensos en sabor; vinos por debajo de ese tenor, generalmente, van mejor con quesos de sabor más delicado.

A quesos más estacionados (más secos y ricos en grasa) vinos con más cuerpo y estructura, cosa que los taninos contrarresten la sensación de grasitud en boca. Los vinos dulces se llevan mejor con quesos intensos (como el azul).

It’s a match! 😍

Duro y recio . Si lo tuyo es carácter y vigor (así, como un reggianito, un sardo o un provolone) fijate de dar con un compañero que le haga frente a tanta energía. Te entenderás mejor con un cabernet sauvignon, syrah o malbec.

Ni muy duro ni muy blando. Te sentís un poco fontina, algo pategras… casi un holanda. En este caso dale corazón a vinos tintos y blancos ligeros (pinot noir o un sauvignon blanc frescos y sin madera).

Bien picante (y medio duro). Si vas por la vida cual gruyere o emmenthal, dale gestito a la derecha a un espumante seco o a blancos de cuerpo medio como chenin, un gewürztraminer o un chardonnay con algo de añejamiento en barrica.

¿Blandito por dentro? los camembert y brie van de diez con vinos blancos o tintos livianos (pinot noir o garnacha, por ejemplo) o un rosado delicado.

I’ve got the blues . “Intensidad” es la palabra que mejor te define. Despertás amor y odio, atracción y rechazo por igual. Si sos un radical queso azul mejor buscate un candidato dulce. Serías afín con un vino de Porto aunque, si buscás compañero local, un malbec fortificado o un tinto dulce natural pueden resultar una compañía memorable y hablarán el mismo idioma.

Salvaje y aventurero ¿y si fueras como un queso de cabra? Éstos quesos son más ligeros, aromáticos y ácidos que los vacunos. Del más blando al más maduro y grasoso, swipe a la derecha a tintos o blancos ligeros. Torrontés y sauvignon blanc potenciarían muy bien las cacterísticas de éstos quesos caprinos.

Rompé con los prejuicios

Te sugerí algunas pautas de maridaje pero la realidad es que no hay reglas estrictas: cada cual marida según preferencias, de hecho no hay nada mejor que experimentar un mismo tipo de queso con varios vinos diferentes y ver qué pasa. En otras palabras: dale corazón a todos y fijate, en la variedad está el gusto. Y no olvides incluir a tu plato algo de pan, aceite de oliva, frutas secas, alguna mermelada o, incluso, miel. Ayudará a complejizar maridajes.

Mi maridaje favorito puede que sea controversial pero, si la desmembramos, pienso que es perfecto: Espumante seco con queso azul y unas gotitas de miel. No sé cómo es que pasa pero mi paladar, al contacto de acidez y burbujas del espumante, explota de regocijo en el encuentro con la grasitud del queso y el dulzor de la miel.

¿Cuál es tu pareja ideal?

Si te tentás con alguna propuesta y te quedaste sin vino, no dejes de pasar por nuestro market, excelentes propuestas y descuentos esperan!

What's Your Reaction?
Delicious
11
Funny
6
Love
6
Moan
0
Wow
5
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top