Now Reading
Así se envía vino al exterior sin perder la cabeza

Así se envía vino al exterior sin perder la cabeza

Una entrega de Emilie Giraud acerca de cómo despachar vino a otros países.

Para todos aquellos fans foráneos del Malbec que anden por allí, venir a Mendoza es como una tienda de caramelos para un niño, de lo que sólo pueden llevarse el recuerdo de regreso a casa.

Ya seas del tipo mochilero, o del elegante equipaje de rueditas, debes estar preguntándote exactamente lo mismo, hay alguna manera en que pueda encajar esta botella en mi equipaje y llevarla de regreso a un precio decente?

Los turistas extranjeros son el 70% de los visitantes en las bodegas de Argentina, y la tienda de la bodega es el único lugar donde pueden vender el vino a precio mayorista.

Entonces puedes imaginarte que los vendedores han pensado todas las posibilidades de lograr que compres más. Hoy en día las bodegas están mucho más focalizadas en las ventas, comparado con turismo de antaño, cuando vender una botella al final del tour era una fantasía agradable. Sin embargo no importa cuánto te empujen a que compres, siempre chocan con la misma pared: el envío. Una caja de 6 botellas a los Estados Unidos cuesta enviarla  en promedio 200 dólares, sin incluir el vino. Dichos costos tan altos son un palo en la rueda de los grandes apostadores.

A continuación he tratado de descifrar para vos el complejo mundo del envío internacional de vino, para ahorrarle el trago amargo de la frustración.

  1. Equipaje de mano

El Wine Crock

Si quieres regresar con una o dos botellas y eres una de los agraciados que no viajan con mucha ropa, el wine crock es la solución.

Este porta botella de papel burbuja debería soportar hasta el más bruto de los tratamientos de equipaje en aeropuertos. Si la botella llegara a romperse, por lo menos su ropa estará a salvo y podrá tomarse el precioso líquido con la tradicional bombilla de mate que acabas de comprar.

Las bodegas las venden a 30 pesos y si las usa inteligentemente, pueden llegar a ser re-usadas.

También puede aprovechar la ventaja de que la Argentina es uno de los pocos países que permite volar con la botella de vino como parte del equipaje de mano en los vuelos domésticos.

La caja de telgopor para 6 o 12 botellas 

Si eres un fanático determinado del Malbec y estás listo para llevar de regreso tanto peso como haga falta para extender tu colección de vinos, entonces tal vez estés interesado en comprar cajas de cartón con telgopor dentro con lugar para 6 o 12 botellas.

Vendidas a un costo de 120 pesos (6 botellas) y 240 pesos (12 botellas), la caja es básicamente un bloque de telgopor con cavidades para las botellas que bien cerradas son prácticamente invulnerables.

Deberás despachar las cajas junto con tu equipaje y muy probablemente pagar costo extra por ello. Tome en cuenta que una caja con seis botellas pesa aproximadamente 9kg y con 12 botellas pesa aprox. 18 kg. Cuesta alrededor de 100 dólares de peso extra (Lan y American Airlines) o 150 dólares por una pieza más de equipaje. Además las aerolíneas insisten en que la caja debe ser envuelta en film antes de despacharla.

Igualmente debe tener cuidado, muchos países tienen restricciones en cuanto a la cantidad de botellas que puede traer de regreso consigo, y esas normas cambian todo el tiempo. Si vive en USA o en Reino Unido, no debería tener problemas, pero en Australia o Canadá sólo le permitirán 2 botellas.

El Duty Free

Tenga cuidado, no hay muchos vinos disponibles en las tiendas duty free, especialmente de aquella bodega boutique de la que se enamoró. Déjelo para regalos emergencia de último minuto en caso de que haya olvidado comprarlos antes.

Asegúrese de poner su botella en una bolsa de plástico sellado, especialmente si luego cuenta con vuelos de conexión.

2. Envíos

Si no quiere llevar el vino consigo, algunas bodegas, hoteles y compañías especializadas ofrecen el envío internacional de vino. El envío suena tentador, pero no se emocione mucho. La boca suele quedar abierta después de ver los precios de los envíos y no son ciertamente una opción para todos los presupuestos

Para tener una idea de los precios, enviar una caja con 6 botellas de vino a los Estados Unidos cuesta entre 190 y 225 dólares (impuestos incluidos) para enviar 12 botellas, entre 240 y 300 dólares. A Brasil entre 250 y 325 dólares dependiendo de la región para 6 botellas y entre 310 y 420 para 12 botellas con todos los impuestos pagados. Al Reino Unido y a Canadá, alrededor de 105 dólares para 6 botellas o 150 dólares para 12 botellas, más impuestos. Para Australia 120 dólares para 6 botellas y 180 dólares para 12 botellas, más impuestos.

Los impuestos pueden ser muy altos, especialmente en Canadá o en Australia. En British Columbia, Ontario y Quebec, los impuestos son literalmente prohibitivos. La provincia más accesible para el envío es Alberta.

Muchas bodegas y hoteles trabajan con agentes intermediarios de envío, como TAKSA, que ofrecen buscar el vino en la bodega y hacerse cargo del papeleo correspondiente. Como mueven volúmenes importantes, pueden negociar mejores precios por los diferentes couriers.

Si se quiere se puede

Enviar a un privado en los Estados Unidos está prohibido si no eres un importador de vinos. Sin embargo la mayoría de los turistas en Mendoza lo hacen. ¿Qué está pasando?

Algunos couriers llegan a algunos lugares, y otros mensajeros a otros lugares, dependiendo de dónde tienen el intermediario que recibe el envío y que tiene acuerdos especiales subsanados con cada uno de los estados.

Estos importadores le permiten usar su licencia y permitir la entrada del vino a cambio de un lindo cheque.

Básicamente el precio se calcula como  TRANSPORTE+COMBUSTIBLE+90 DÓLARES (licencia del importador + impuestos)

¿Por qué tan caro?

Los clientes y las bodegas se quejan de los precios exorbitantes. Por qué es tan caro acarrear una caja a casa? Es una caja de Pandora de disposiciones nacionales e internacionales agravadas por el hecho de que se trata de un alcohol pecaminoso que pone a los legisladores y recaudadores de impuestos en un frenesí. Las razones pueden resumirse de la siguiente manera:

El cartero borracho

El servicio postal doméstico tiene una reputación lo suficientemente mala sin llegar a poner siquiera el olor del vino debajo de sus narices. Tal vez festejen con vino local en sus apartados postales, pero intenta enviar una botella internacionalmente y te verás envuelto en formularios de aduana y en una letanía burocrática. Resultado: tu caja con vinos nunca volverá a ser vista de nuevo.

Solo billetes verdes.

Las tres couriers multinacionales (UPS, TNT Y FEDEX) cobran todo en dólares estadounidenses, en todo el mundo. En otras palabras el costo no tiene nada que ver con el costo nacional de vivir o de transporte, y no se puede lograr ninguna ventaja del mercado de cambios blue o paralelo. El servicio de envío por aire le promete que tendrá su vino en una semana luego de su despacho, pero el combustible aeronáutico es caro y el sector no es muy competitivo, de modo que el margen de ganancia del Courier es bastante alto.

La frecuencia correcta

La frecuencia de los vuelos es más importante que la distancia. Los precios están divididos por zonas. La zona se corresponde más o menos con la distancia, pero más que nada con la frecuencia. Por ejemplo, enviar a Dinamarca es más caro que enviar a Alemania, porque las conexiones aéreas son menos frecuentes allí.

La ley es un bajón

Crease o no, enviar a Brasil, un miembro compañero en el MERCOSUR, cuesta casi el doble que enviar a Europa. Las leyes individuales de los países en cuanto a las bebidas alcohólicas son una ciénaga de medidas reaccionarias y puritanas que parecen algo desactualizadas en el siglo XXI. Tradicionalmente los impuestos a todo lo que contenga alcohol son bastante altas y los controles muy estrictos.

En Australia, Canadá y los estados Europeos Nórdicos, las leyes acerca del alcohol son algo drásticas por razones de salud pública. Canadá, Noruega y Suecia tienen tiendas de vino controladas por el estado con reglas bastante estrictas. Por ejemplo no puedes comprar alcohol en algunos momentos y los impuestos son altos por exactamente la misma razón.

En otros países como Brasil, las razones tienen que ver con el proteccionismo y una política de promover el crecimiento de la industria vitivinícola local. También tiene mucho que ver con la rivalidad económica bilateral—si no dejas entrar mi producto, entonces no dejo entrar el tuyo.

Agrega a esto el hecho de que muchos países solo permiten a importadores registrados que envíen el vino (notablemente los Estados Unidos y Canadá) y tendrás una resaca antes de que siquiera hayas bebido el vino.

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
0
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top