Now Reading
Comida para la reflexión

Comida para la reflexión

El restaurant de Finca Agostino se ha establecido rápidamente como uno de los lugares obligados para almorzar en Mendoza

Emilie Giraud se mete dentro de lo que además de restaurant, es una bodega familiar y galería de arte.

Ubicada en Barrancas, distrito de Maipú y sobre el antiguo lecho de lo que alguna vez fue el Río Mendoza, la bodega Finca Agostino es una aventura familiar que se extiende entre dos continentes durante medio siglo. El abuelo Sabastiano Agostino era un inmigrante Siciliano que trabajó como un viñatero contratista en Mendoza. En los 60s la familia se mudó a Canadá, donde el hijo y los nietos comenzaron una empresa constructora. El negocio fue un éxito y en el 2003 los hermanos decidieron completar el sueño familiar de crear una bodega en honor a su abuelo.

Obviamente tenían mucha estima por su abuelo, y la bodega es un tributo a todo lo mendocino; incluyendo una terraza con vista dramática sobre el viñedo. Aquí además se puede caminar a la sombra de un parral de más de 60 años adornado con rosas. Hay un hermoso jardín con fuentes y esculturas al aire libre y además un magnífico patio de estilo español, cubierto por cerámica azules todo inspirado en la Plaza España del centro de Mendoza, donde se crió la familia originalmente.

Además de ofrecer visitas y degustaciones, la bodega actualmente ofrece la mejor clase de cocina en Mendoza, muy práctica e interactiva. La clase comienza mientras elijes los vegetales en una huerta orgánica, luego preparas y cocinas cada uno de los platos bajo la mirada profesional del chef Sergio. Todo ello acompañado por excelentes vinos por supuesto. Otro aspecto que resalta es un almuerzo de 5 pasos acompañado de 5 de sus mejores vinos. Los maridajes son simplemente brillantes, desarrollados en conjunto entre el enólogo José Pedro Gomez y el Chef Sergio Guardia. Queso de cabra grillado con azúcar y succhini maridan perfectamente con los aromas dulces del Torrontés. Encajan perfecto con el aspecto seco y ácido del vino. Luego un Raviol frito de vegetales va de maravillas con el suave Merlot. El plato principal es filet mignon servido junto al Blend de familia Agostino. El servicio es impecable y las porciones son generosas.

Para la hora de la siesta qué mejor que echar un vistazo a la sala de exhibiciones y su colección de artistas locales.

What's Your Reaction?
Delicious
0
Funny
0
Love
0
Moan
0
Wow
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Issue Magazine Wordpress Theme. All Rights Reserved.

Scroll To Top