Sobre los rieles: Ruta gastronómica del metrotranvía

Sobre los rieles: Ruta gastronómica del metrotranvía

Para disfrutar los recorridos por bodegas y restaurantes mendocinos, ubicados lejos de la ciudad, no siempre es necesario contar con movilidad propia.

A pasos del microcentro mendocino se encuentra el recorrido del metrotranvía, que conecta Ciudad de Mendoza, atraviesa Godoy Cruz y llega hasta el departamento de Maipú, pasando en pocos minutos por diferentes “must” gastronómicos y vitivinícolas.

A pasos de la ciudad

Sobre la calle Belgrano se encuentran las vías del Metrotranvía. Para quienes no saben, acceder a este transporte público requiere de una tarjeta RedBus, que se consiguen y recargan fácilmente en kioscos adheridos al servicio.

La ruta, que próximamente se ampliará hacia el norte, comienza en la Estación Mendoza, en el cruce de la calle Belgrano y la Avenida Juan B. Justo, y en su paso por la zona centro atraviesa diferentes locales comerciales y gastronómicos.

Aquí nuestras recomendaciones para visitar haciendo una suerte de hop on – hop off.

Asador Don Manuel

Asador, cocina de campo y mar

Ubicado en Belgrano al 1169, esta casona de ventanales amplios y patio interno ofrece comidas regionales, carnes asadas, pastas y pescados, enfocándose en las carnes al asador y a la parrilla.

La especialidad de la casa son las carnes vacunas, de cordero y chivo, pero también tienen una carta interesante de platos con pescado y mariscos.

Además incorporan sabores mendocinos como humita, carne a la masa o guiso de mondongo, platos típicos de la abuela.

 

Helados Famiglia Perín 

El “must” italiano en las tierras mendocinas

Ubicada en Belgrano esquina Sarmiento, es una de las heladerías tradicionales de Mendoza, con impronta italiana y helados que encantan paladares.

Desde 1947 esta empresa familiar ofrece más de 60 sabores con receta importada de Italia, cremosos, sabrosos y fabricados con productos de primera calidad. También se puede tomar café con pastelería clásica, copas heladas y tradicionales granizados italianos de naranja.

Los sabores imperdibles son crema de damasco y bounty (una combinación de coco, cereales y chips de chocolate).

Clásicos de renombre

Ubicados en Belgrano, entre Sarmiento y Rivadavia, dos clásicos gourmet sorprenden paladares con sus platos: el restó María Antonieta, de la chef Vanina Chimeno, y Orégano, la pizzería que el renombrado Francis Mallman abrió junto a Chimeno.

De estilo francés y hogareño, el bistró María Antonieta hace foco en gastronomía de primera calidad, siempre con productos frescos, orgánicos y de estación, que se pueden apreciar en un abundante desayuno, almuerzo o cena a la luz de las velas.

Por su parte, Orégano ofrece comida típica mendocina, haciendo hincapié en una gran variedad de pizzas al horno de barro, acompañadas por vinos premium y cocktelería de autor.

Ambos se encuentran en el top 10 de TripAdvisor.

 

Por las tierras de Godoy Cruz

 

Entre Dos Alfajores Premium

Los campeones del dulce de leche

Aproximadamente a unos 35 minutos al sur, por la ruta del Metrotranvía, una visita obligatoria es el café de alfajores Entre Dos, visita obligada en la Estación Luzuriaga.

Se trata de un pequeño y pintoresco local comercial que ofrece helados, café y pastelería, donde el producto estrella son los alfajores de la casa, premiados como “Alfajor más rico” de chocolate durante la Fiesta Nacional en Córdoba.

El alfajor es la golosina que más se produce en el país, y si bien los alfajores Entre Dos se pueden conseguir en varios puntos de la provincia, vale la pena conocer la cafetería, con vistas a la montaña mendocina.

Final del trayecto

Bodegas y Viñedos López

El vino de la familia

La última parada del viaje es en la Estación Gutiérrez, en el departamento de Maipú. A solo dos cuadras de allí se encuentra la Bodega López, emblema provincial desde 1998, que sigue perteneciendo a su familia fundadora.

Por su fácil acceso, su historia y la calidad de sus vinos, es una de las bodegas que más visitas recibe durante todo el año.

Las visitas guiadas son gratuitas, de aproximadamente una hora y terminan con una degustación que corre por cuenta de la casa. Un detalle no menor es que no se requieren reservas para grupos chicos (menos de 5 personas) y se pueden hacer visitas los domingos y feriados.

También se puede visitar  la champañera, donde se aprecian los viñedos modelo; y acceder al museo, que se hace de manera particular, sin el servicio de guía. Además la bodega tiene restaurant propio, que requiere reserva, con excelente gastronomía que destaca por sus carnes y pastas.

Si pensabas que tenías que pagar costosos tours para llegar a las bodegas y restaurantes, o que era necesario contar con un auto para manejarte por Mendoza, esta mini ruta es ideal para los aventureros que gustan de conocer ciudades por su cuenta.

León Zelaya.